"Los desafíos de la presidenta Cristina Fernández para el 2015"

Los desafíos de la presidenta Cristina Fernández para el 2015

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner deberá enfrentar unos grandes desafíos de cara al 2015, en donde finalizará su periodo como mandataria argentina.

Cristina Fernández
Desafios de Cristina Fernández para el 2015. (Foto: Twitter)

Este año finaliza el gobierno de la presidenta Cristina Fernández , por lo cual deberá enfrentar una serie de desafíos antes de dejar el mandato, entre los que se encuentran la paz social, finanzas equilibradas y evitar más escándalos de corrupción.

Una de las mayores prioridades del gobierno será la negociación que se mantiene por los “fondos buitres”, en donde deberá llegar a un acuerdo con los deudores y el juez Griesa de Nueva York.

El litigio, que ha sumido a Argentina en un “default técnico” (cese de pagos técnico), según calificadoras privadas, ha sido uno de los quebraderos de cabeza de la presidenta durante el último año.

De llegar a un acuerdo, la economía argentina podría salir del bache en el que se encuentra, con un crecimiento próximo a cero, una inflación del 40 % y una moneda devaluada por las restricciones cambiarias.

Otro de los grandes problemas de la actual administración son los escándalos de corrupción, entre los que se encuentra la propia Cristina por supuestas irregularidades fiscales en una de sus empresas hoteleras y contratos estatales a favor de militanes del kirchnerismo.

La desgastada imagen del vicepresidente Boudou por sus escándalos en la falsificación de documentos, también han afectado al Gobierno central. El oficialismo se ha tratado de alejar de la figura del vicepresidente, hasta el punto de que Cristina guarda un silencio hermético sobre la causa.

Las protestas masivas y las amenazas de paro también serán un reto para la presidenta Fernández, quien ha perdido crédito con la Confederación General del Trabajo y ahora mantienen una pésima relación.

En esta compleja coyuntura, la mandataria intentará, además, posicionar a sus fieles para la batalla electoral, aunque todavía no ha revelado sus inclinaciones entre los aspirantes en un intento por mantenerse como primera figura política del país hasta el último momento.