"Últimas noticias de la reunión del papa Francisco con Cristina Fernández, presidenta de Argentina"

Últimas noticias de la reunión del papa Francisco con Cristina Fernández, presidenta de Argentina

Leer aquí las últimas noticias acerca de la reunión que tuvo el papa Francisco con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, la cual se llevó a cabo en el Vaticano.

Papa Francisco junto a la presidenta
Papa Francisco y la presidenta hablan sobre las amenazas yihadistas.

El papa Francisco y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, abordaron hoy las amenazas que el pontífice ha recibido de parte de grupos islámicos, durante el almuerzo que ambos sostuvieron en el Vaticano.

El encuentro entre el líder católico y la mandataria se desarrolló durante unas tres horas en un ambiente distendido y con la participación de una numerosa comitiva argentina que superó las 50 personas.

“Comentamos algo (sobre las amenazas), como cuestiones y circunstancias propias de quienes tenemos cargos públicos y posiciones que muchas veces no son las políticamente correctas”, dijo Fernández en un encuentro con la prensa tras el almuerzo.

Reveló que ella misma ha recibido amenazas, como denunciaron dos comisarios de su país pertenecientes a las policías Federal y de la Provincia de Buenos Aires.

“Yo también fui amenazada, dos comisarios hicieron una denuncia sobre estas amenazas, lo mandamos a la ministra de Seguridad, la Secretaría de Inteligencia del Estado y la justicia ya ha intervenido”, indicó.

“Si es por amenazas, tendría que vivir debajo de la cama y el papa también”, afirmó la mandataria argentina.

Precisó: “la denuncia se hizo hace 20 días, todo surgió porque parece que aparecieron amenazas de este Ejército Islámico contra mi persona, precisamente por mi amistad con el papa y por mi actitud de defender dos Estados para dos naciones (Israel y Palestina) en Medio Oriente”.

Fernández llegó hasta la Casa Santa Marta poco después de las 12:30 horas locales (10:30 GMT) y fue recibida en la puerta de la residencia por el prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Gaenswein.

Una vez adentro, ella y el líder católico sostuvieron un coloquio privado de 15 minutos y después tocó el turno de la presentación de la comitiva, de la cual formaron parte algunos hijos de desaparecidos durante la dictadura argentina (1976-1983).

Entre los hijos de desaparecidos estuvo Victoria Montenegro, quien le entregó al papa un collage con las fotos de sus padres.

Fernández se mostró conmovida cuando el pontífice le obsequió una bendición papal a ella, sus hijos Máximo y Florencia, así como a su esposo, el fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner.

Luego tuvo lugar un intercambio de regalos. Fernández llevaba numerosos obsequios: una escultura en tres dimensiones de la Virgen Desatanudos, advocación preferida del Papa, así como un rosario enchapado en plata y un cuadro de Eva Perón.

También miel realizada por productores de la norteña provincia del Chaco, un cartel similar a los que usaban los carros antiguos de Buenos Aires con una estampa de la Virgen de Luján (la patrona argentina) y un cuadro del rostro del propio pontífice.

Por su parte, Francisco obsequió un medallón en bronce con una imagen de un proyecto medieval de la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Según reveló la propia Fernández, entre los temas que abordaron ambos en el almuerzo estuvo la necesidad de una reforma al sistema financiero internacional y la disputa que permanece abierta entre Argentina y sus acreedores, los llamados fondos buitre.

“Esa es una preocupación constante de su santidad, él considera la necesidad de una reforma de todo el sistema financiero y el establecimiento de un mundo más equitativo”, comentó la mandataria argentina.

“Estaba muy interesado y contento con el fallo del 9 de septiembre, la resolución 68/304, por el cual Naciones Unidas se va a abocar a la redacción de un tratado para la reestructuración de deudas soberanas”, dijo.

Además, Fernández precisó que el Papa “no está, en absoluto, preocupado por la gobernabilidad en Argentina”.

El papa está muy preocupado por la situación del mundo, viaja a Albania porque ese país es un ejemplo del diálogo interreligioso y como símbolo de la cultura del encuentro. Va a seguir viajando por Europa, lo vi muy tranquilo, muy bien de salud, lo noté mejor que la última vez, caminaba mejor”, sostuvo.